Nueva edición, y ya van dieciséis, de la Carrera de Navidad de Cercedilla


Por Organización | 22 diciembre 2019

En una mañana lluviosa y con viento se ha celebrado la XVI edición de una de las carreras más tradicionales de montaña de la Comunidad de Madrid.

Cercedilla amaneció el domingo 22 de diciembre tras una noche con vientos de más de 50km/h y una fina lluvia que calaba desde primera hora de la mañana.

Las victorias en las categorías masculina y femenina correspondieron a los atletas Juan Antonio Cuadrillero y María Ocaña Carrasco.

La organización no pudo realizar ningún montaje de carpas, por motivos de seguridad, en la Plaza Nueva, lo que llevó a tomar la decisión de utilizar el garage Larrea como lugar de entrega de dorsales y la camiseta conmemorativa.

Desde aquí reiteramos las disculpas, igual que hicimos por megafonía antes, durante y después de la carrera, porque después de 15 años cometimos un error de secretaría fallando en el orden asignado de dorsales, lo que provocó largas colas y esperas innecesarias, que aunque no significaron un problema en las clasificaciones (salvo errores puntuales de cambio de dorsal), sí generó una situación a la que desde la organización de la Carrera de Navidad de Cercedilla no estamos acostumbrados.

HOMENAJE A LAS INSTITUCIONES Y ORGANISMOS QUE PARTICIPARON EN LA BÚSQUEDA DE BLANCA

Resaltar que antes de la faceta deportiva de la prueba, se celebró un merecido homenaje a todas instituciones y organismos que colaboraron en la búsqueda de una de las vecinas más queridas del pueblo de Cercedilla: Blanca Fernández Ochoa, que había desaparecido y por desgracia unos días después, fue localizada sin vida tras un despliegue de medios jamás utilizado anteriormente. Por ello y en la previa de la carrera, el pueblo de Cercedilla, a través de su alcalde, quiso entregar unos dorsales de la carrera con el número 1 a todos los efectivos de la búsqueda: Guardia Civil, Policía Nacional, Agentes Forestales, GERA, Protección Civil de Los Molinos, Alpedrete y Guadarrama, Policía Local de Cercedilla y los voluntarios del pueblo que desde el primer momento colaboraron.

CERCEDILLA, VOLCADA CON LA CARRERA

De nuevo Cercedilla se volcó con su carrera en lo que se ha convertido en un Trail al alcance de todos los públicos, perfecto para iniciarse en el mundillo de las carreras de montaña sin temor, y una carrera para mover las piernas muy rápido para los habituales de carreras más duras o de ultradistancia. Una combinación explosiva, en un entorno privilegiado como es esta “puerta de entrada” al Parque Nacional del Guadarrama, lo que nos lleva año a año a agotar los dorsales en los primeros días de inscripción.

La carrera repitió el circuito de los últimos años, con poco más de 13 km de recorrido, uno y medio al empezar por el casco urbano de la localidad para luego ir ascendiendo sin parar hasta alcanzar el kilómetro 7 de prueba y desde ahí iniciar un divertido descenso, con algún repecho hacia arriba intercalado, para volver a la localidad y tener que afrontar el último medio kilómetro de nuevo por el asfalto del pueblo.

El clima respetó, aunque las lluvias de los días anteriores dejaron muy embarrado el trazado por lo que había que ser cauteloso, sobre todo en la bajada, en especial con las raíces de los árboles, piedras mojadas o al atravesar los imnumerables torrentes que se habían formado. Con esta llamada a la prudencia por parte de la organización, y trás el homenaje previamente descrito, se depositó, como es ya tradicional, un ramo de flores en la estatua de Paquito Fernández Ocho, el campeón de esquí y vecino ilustre de Cercedilla, y se guardó un respetuoso minuto de silencio previo a la cuenta atrás que daba inicio a la carrera.

Como todos los años y una vez finalizada la prueba de 13km., todos los niños y niñas que quisieron, pudieron participar en las carreras infantiles, con distancias adaptadas a las edades y no competitivas, donde todos los llegados a meta se llevaron a casa una medalla conmemorativa de su participación en la 16º edición de la Carrera de Navidad de Cercedilla.

Los ganadores absolutos de la prueba se llevaron a casa y como premio especial, unas estatuas de madera que el artista escultor Abel, procedente de Covaleda (Soria) realiza cada año desde nada más darse la salida, con su motosierra trabajando sobre el tronco en bruto.

Sponsors


Medios Oficiales

  • Sponsors Logo
  • Sponsors Logo
  • Sponsors Logo

Colaboradores

  • Sponsors Logo
  • Sponsors Logo
  • Sponsors Logo
  • Sponsors Logo
  • Sponsors Logo
  • Sponsors Logo
  • Sponsors Logo

logompib