Cuando Irurozqui cogió su fusil


Por Vicente Capitán | 18 diciembre 2017

Llegó la cita pedestre de Cercedilla antes de las fiestas navideñas, su clásica ya Carrera de Navidad, un trail de corta distancia, al alcance de todos los públicos y que una vez más agotó sus dorsales (1.500 en esta ocasión) en unos pocos días.

El trazado completaba unos 500 metros de desnivel y 1.473 como altitud máxima. La mañana amaneció con sol pero con un viento que dejaba una sensación térmica muy baja pese a que el pistoletazo de salida acontece a las 10:30 horas.

La prueba tuvo exactamente el trazado del año anterior, cuando la política del área de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, limitó de forma poco razonada la participación a 700 personas. Aunque estamos aún lejos de los 2.500 participantes tope que tuvimos haces años, parece que las aguas pueden volver a su cauce, y que las organizaciones serias y responsables como esta de Cercedilla, pueden y deben seguir albergando sus eventos, con el respeto a la naturaleza por bandera, discurra este en un Parque Nacional, Regional o cualquiera que fuese su reconocimiento.

Justo antes de la salida, se procedió a la protocolaria entrega de un ramo de flores junto a la estatua de Paquito Fernández Ochoa, labor que correspondió a Chema Martínez, el ex campeón de Europa de 10.000 que fue la última gran incorporación a la nómina de inscritos. Precisamente a Chema también se le entregó una placa como reconocimiento por parte de la organización a su trayectoria y también se dio otra placa a Juan Carlos “Baradi” uno de los colaboradores más fieles con el evento desde su creación hace ya 14 años.

De salida, Chema Martínez impuso un ritmo alto, en el callejeo de más de un km por el asfalto de la población de Cercedilla, hasta salir ya con las rampas de subida tras pasar debajo de las vías del tren. Una dura rampa que había dejado ya a Chema en solitario, perseguido no muy de lejos por José Irurozqui, precisamente los dos presentes en el historial de vencedores de esta competición. Las primeras rampas serias al salir del casco urbano, nos van llevando en dirección hacia el Sanatorio de la Fuenfría, al que se llega tras haber alternado varios tramos de llano y falso llano. En esa zona Chema e Irurozqui ya llevaban un tramo juntos y José atacaba al veterano campeón cada vez que había algún apoyo irregular, un ligero repecho o bajada. En la zona del largo repecho del Camino Viejo de Castilla (el más duro del recorrido) Irurozqui ya había dejado a Chema por detrás y desde ahí a meta no tuvo más que administrar la ventaja, que no dejó de crecer.

Desde entonces hasta meta se iban alternando las bajadas y los llanos por la Fuente de Majavillán, zona de las piscinas Berceas, Fuente del Tercer Retén y el Camino del Agua para entrar de nuevo en el casco urbano por la zona de los depósitos del agua y La Paloma. Y por ahí Irurozqui empezó a pensar en el calvario vivido en forma de lesiones durante casi dos temporadas, precisamente desde que ganase aquí hace dos años. Entonces ya ganó con molestias que parecían ser un pubalgia, aunque luego descubrieron dos hernias inguinales que había que operar. Como por el ámbito federativo el tema no tenía cobertura, tuvo que padecer la larga espera quirúrgica de la sanidad pública y tras la recuperación empezaron los problemas en piramidal y ciático por haberse generado una importante descompensación. Hasta la vuelta del pasado verano no volvió el bueno de José a correr de nuevo con continuidad y sin dolores… y este triunfo en Cercedilla le supone una dosis extra de motivación para el futuro atlético más inmediato, como le motiva oír entre otras cosas el rock duro de Metallica, cuya canción emblemática “One” se basó en la película “Cuando Johny cogió su fusil” con la que jugado para titular esta crónica.

Tras él, Chema era engullido con cierta facilidad por Jesús de la Morena, que no se quiso cebar con el ritmo de cabeza al inicio, y así este doble campeón en Cercedilla acabó segundo, un puesto mejor que el año pasado. Chema que parecía predestinado a ganar con facilidad antes de la salida, acabó tercero… y cuarto, aunque ya a bastante distancia, cruzó la meta el campeón del año pasado, el atleta de Guadarrama, Rodrigo Ares.

La carrera femenina no tuvo tanto nombre ilustre en los lugares destacados y sí una victoria muy contundente de Erea Rodríguez quien cruzó la meta con casi cinco minutos de ventaja sobre Sandra Álava, quien curiosamente lucía el dorsal número 2 (el mismo que el puesto final). Sandra y había sido segunda el año pasado, además corriendo también en 1h06 como en esta ocasión. El podio lo completó Ana Ibáñez.

Entre los casi 1300 atletas que alcanzaron la meta, tuvimos al ilustre chef tres estrellas Michelín, Paco Roncero. Del total de llegados, el 17% fueron mujeres, una asignatura pendiente aún en nuestro país, el lograr una mayor igualdad entre sexos participantes en las carreras.

Resultados

General masculina

1º José Irurozqui, 49:04
2º Jesús de la Morena, 50:32
3º Chema Martínez, 51:03
4º Rodrigo Ares, 53:49
5º Vicente Capitán, 53:55

General femenina

1ª Erea Rodríguez, 1h01:48
2ª Sandra Álava, 1h06:36
3ª Ana Ibáñez, 1h09:46
4ª Joanna Guillén, 1h10:09
5ª Lola Chico, 1h10:52

Medios oficiales


  • Sponsors Logo
  • Sponsors Logo
  • Sponsors Logo

Colaboradores


  • Sponsors Logo
  • Sponsors Logo
  • Sponsors Logo
  • Sponsors Logo
  • Sponsors Logo
  • Sponsors Logo
  • Sponsors Logo

logompib